Horario: Lunes a Viernes de 09:00 a 20:00h
962 351 312 - Whatsapp: 696 085 154
BLOG / DOCUMENTACIÓN

NOTICIAS, ARTICULOS, RECOMENDACIONES,...

clinica_5442

Claves para reconocer una clínica dental seria y de confianza

Por : fecha : 16 septiembre, 2016 comentarios : (0)

No nos cansamos de repetir lo importante que es acudir una vez al año a revisión, como medida preventiva, no sólo de la salud dental sino también como medida preventiva de otras dolencias que pueden ser diagnosticadas a través de la exploración oral.

Hoy por hoy, cualquier empresario puede abrir una clínica dental. El empresario no tiene por qué ser profesional de la salud y su negocio consiste en vender presupuestos y financiar tratamientos. Por ello, siempre buscaremos clínicas gestionadas por odontólogos o médicos estomatólogos, que diagnostican patologías para después planificar la mejor actuación para prevenir, restablecer y mantener la salud oral del paciente.

Cuando el profesional sanitario indica su nombre y apellidos con su número de colegiado en un lugar visible antes de acceder a las instalaciones nos da la garantía de un compromiso personal, serio y de confianza.

Una vez sentados en el sillón, un buen clínico no sólo explorará intraoralmente los dientes, sino que revisará encías, mucosas, aparatología, secreción salivar y oclusión. A la exploración extraoral buscará posibles adenopatías y palpará y explorará la articulación temporomandibular.

Un clínico serio y competente hará un estudio médico general del paciente, valorando patologías sistémicas y conocerá la medicación que toma el paciente para cada dolencia.

Junto con una valoración de los síntomas que explica el paciente, el odontólogo procederá, si lo considera necesario, a la toma de registros radiográficos para buscar signos que confirmen el diagnóstico, que ayuden a realizar un diagnóstico diferencial o que nos informe del alcance de la lesión que hay que tratar. Por tanto, las radiografías nunca se harán antes de tener una sospecha clínica, ni de forma sistemática y es muy sospechoso que se hagan de forma gratuita, puesto que son pruebas diagnósticas que requieren de aparatología cara y mantenimiento costoso.

La legislación actual contempla la necesidad de que el paciente conozca la realidad y limitaciones que puedan existir para la realización de tratamientos y la posibilidad de complicaciones derivadas de estos. Para ello, deberá ser informado adecuadamente y firmar el debido Consentimiento Informado antes de la realización del tratamiento.

Un profesional serio se asegurará de que su paciente ha entendido el diagnóstico, explicará cómo se puede tratar y le presentará, si las hay, diferentes posibilidades terapéuticas. A su vez indicará el mantenimiento que requiera el futuro tratamiento y el modo de prevenir nuevas patologías. Nos debería hacer dudar de nuestro dentista las garantías de por vida u otras ofertas increíbles.

El clínico es el primer interesado en que el diagnóstico sea acertado, el plan de tratamiento correcto, la ejecución de la terapéutica impecable y las medidas higiénicas y los mantenimientos los convenientes. Debemos recelar ante cualquier presión para firmar un presupuesto lo antes posible y no debemos pagar por adelantado un tratamiento.

CONCLUSIONES

  • Buscar la identificación del responsable sanitario.
  • Las radiografías se hacen con una finalidad diagnóstica, no sistemáticamente.
  • No pueden darse garantías de por vida, pues el éxito de un tratamiento dental también dependerá del mantenimiento diario realizado por parte del paciente.
  • No consentir ningún tipo de presión para firmar un presupuesto.